Loading Posts...

Que gran regalo nos trae tío Netflix, con esta película basada en hechos reales. No puedes perdértela.

Sipnosis

Abdul es un joven indio que desempeñará el cargo de secretario de la reina, y en apenas unos meses se convertirá en uno de los personajes más influyentes en la vida de Victoria.

Tráiler

Entre ambos se acabará forjando un afecto especial, aunque esta estrecha amistad será mal recibida dentro de la Casa Real.

Valoración

Durante años la familia real británica ocultó la historia que adapta la película protagonizada por Judi Dench y Ali Fazal.

La narrativa de la cinta es tan placentera, que recoge momentos lúdicos de la reina hacia su personal con un tratamiento “particular”, -y es qué seamos honestos- con tanta gente tóxica a su alrededor, cualquiera se vuelve gruñón.

El film tiene innumerables pasajes y momentos únicos e irrepetibles, -literal lloras- pero, de la risa. 😂

Y es qué la amistad que los unía fue simplemente conmovedora.

Producción

Es un trabajo impecable, con una manufactura increíble desde el apartado visual de fotografía, hasta los detalles de utilería y vestuario.

Con un guión fiel a los sucesos tal y como se dieron. Nos seduce en cada segundo del metraje.

Contexto histórico

La relación entre la reina Victoria y su joven asistente Abdul Karim fue considerada tan controvertida y escandalosa por los miembros de su familia que, tras la muerte de la monarca en 1901, lo borraron de la historia real. Según el diario The Telegraph, el hijo de Victoria, Edward, exigió inmediatamente que se quemase cualquier carta enviada entre los dos que se encontrase en las dependencias reales.

Según los historiadores, la familia de Victoria y el personal mostraban prejuicios raciales y sociales, que se agravaron con los celos a medida que Victoria se acercaba más a Karim y le permitía privilegios como: viajar con ella por Europa, concediendo títulos y honores, dando asientos de primera en óperas y banquetes, en carruajes privados y regalos personales.

Karim fue el único sirviente en ascender al círculo de personas más allegadas de la reina desde la muerte de su confidente escocés John Brown, quien ayudó a llenar un vacío en la vida de Victoria tras la muerte de su amado marido, Albert.

De acuerdo con la historiadora Carolly Erickson en La vida privada de la reina Victoria, “Poner a un indio de piel oscura muy cerca del nivel de los sirvientes blancos de la reina” era casi intolerable y considerado como un ultraje.

¿Cómo se conocieron?

Según Shrabani Basu, la periodista que descubrió esta amistad tras una visita a la casa de verano de la reina en 2003 y escribió sobre ello en su libro Victoria & Abdul: The True Story of the Queen’s Closest Confidant, la reina expresó interés en los territorios indios antes de su 50 aniversario en 1887, y pedía expresamente personal indio para ayudar a servir el banquete a los jefes de Estado.

¿Qué los unió?

En la casa de verano de Victoria en la isla de Wight, poco después del jubileo de oro, Karim impresionó a la monarca cocinándole pollo al curry con dal y pilaf. Según el biógrafo de Victoria A. N. Wilson, a la reina le gustó tanto el plato que lo incorporó a su menú habitual. Como ella se interesó más por la cultura, le pidió a Karim que le enseñase urdu, entonces conocido como hindustaní. “Estoy aprendiendo unas cuantas palabras de hindustaní para hablar con mis sirvientes”, escribió Victoria en sus diarios. “Es de gran interés para mí, tanto por el lenguaje como por la gente”.

En cuanto a qué le vio la reina a Karim, más allá de su procedencia, Basu dijo a The Telegraph, “él le hablaba como a un ser humano y no como a la reina. Todos los demás mantenían la distancia con ella, incluso sus propios hijos”.

¿Cómo de unidos estaban?

“En cartas a él sobre los años entre su llegada al Reino Unido y la muerte de la reina en 1901, esta firmó tres cartas para él como ‘tu madre que te quiere’ y ‘tu amiga más íntima”, Basu declaró a la BBC en 2011.

“En algunas ocasiones, ella incluso se despedía en sus cartas con un aluvión de besos, algo muy inusual en aquella época. Era sin duda una relación apasionada, que creo que funcionaba en muchas capas distintas además de los lazos madre e hijo entre un hombre joven indio y una mujer que, en aquella época, pasaba de los 60 años”.

¿Qué tipo de privilegios especiales consiguió él?

Se le permitió llevar una espada y lucir medallas en la Corte y traer a miembros de su familia desde la India a Inglaterra. “El padre del señor Karim, incluso, fue la primera persona en fumar una cachimba [pipa de agua] en el castillo de Windsor, a pesar de la aversión de la reina al tabaco”, afirmó Basu.

¿Él se casó alguna vez?

Karim se casó y Victoria trató a su mujer igual de favorablemente. Después de que Karim expresase su deseo de regresar a Agra para estar con su mujer, Victoria invitó a la mujer de Karim a reunirse con él en Inglaterra. Les proporcionó hogares en las principales propiedades reales en el Reino Unido y terreno en la India.

¿Cómo se despidieron?

Victoria pidió que Karim estuviese entre los principales dolientes –un pequeño grupo de sus amigos más cercanos y sus familiares– en el funeral de castillo de Windsor. Y Edward, el hijo de Victoria, cumplió esta petición, incorporando a Karim a la procesión del funeral y permitiéndole ser la última persona que viese el cuerpo de Victoria antes de cerrar el ataúd.

De acuerdo con The Smithsonian sin embargo, “Edward VII envió guardias a la casita que Karim compartía con su esposa, para hacerse con todas las cartas de la reina y quemarlas allí mismo. Le ordenaron a Karim que regresase a India inmediatamente, sin fanfarrias ni despedidas”.

¿Cómo se descubrió esta historia?

Mientras visitaba la casa de verano de Victoria en la isla de Wight en 2003, Shrabani Basu vio varias pinturas y el busto de un sirviente indio llamado Abdul Karim y esto le llamó la atención. “No parecía un sirviente”, dijo Basu a The Telegraph en 2017.

Basu leyó 13 volúmenes de la reina en los que escribió sobre lecciones de hindustaní en Balmoral, visitas a Abdul cuando estaba enferma, visitas para tomar el té con su mujer –a quien la Reina había dado permiso para venir de la India y reunirse con él–. Su pasión por la India era obvia, desde su deseo desesperado por comer mango y su visión de los Karim como sus iguales.

Conclusión

Esta película me conmovió de muchas maneras, pero una de las líneas más significativas del film, es el momento en que Karim se despide de la reina Victoria con las siguientes palabras: “Escucha gota, entrégate sin remordimientos y a cambio, obtén el océano. Date a ti misma ese honor, y en brazos del mar obtén la seguridad”. -Rumi.


Yalal ad-Din Muhammad Rumi

Yalāl ad-Dīn Muhammad Rūmī fue un célebre poeta místico musulmán persa​​​ y erudito religioso que nació el 30 de septiembre de 1207 en Balj, en la actual Afganistán.

Loading Posts...